domingo, 30 de octubre de 2011

Para las áreas de Recursos Humanos el desafío es acompañar el crecimiento

Políticas innovadoras en compensaciones y beneficios junto con planes de jóvenes profesionales y de desarrollo de carrera forman parte del arsenal de herramientas con el que las empresas encaran los desafíos de la gestión de personas, en un contexto de expansión de los negocios.
Para conocer distintas iniciativas en este sentido, iEco reunió a directores de Recursos Humanos de cuatro empresas. Diego Prado, gerente general de RR.HH. de Toyota Argentina; Mercedes de Belaustegui, directora de RR.HH. de Philips Argentina, Uruguay y Paraguay; Luis Colmegna, gerente de RR.HH. de Johnson & Johnson Cono Sur; y Mario Carricondo, director de RR.HH. de Hilton Buenos Aires, debatieron sobre cómo encarar estos desafíos.

Ser el nuevo en un equipo de trabajo

Un recién llegado a la empresa tiene que integrarse a un grupo entre pares y jefes que tienen intereses propios y afinidades comunes


Cuando una persona se incorpora a un grupo de trabajo previamente formado, a veces existe una alguien que se desvinculó de la empresa por algún motivo. En este sentido, a la hora de buscar el mejor candidato para ocupar ese puesto laboral es importante tener en cuenta dos cuestiones que van a determinar que la incorporación a la compañía sea exitosa en el mediano o largo plazo. Primero, es fundamental identificar cuál es la cultura de la organización. Es necesario que quien se incorpore a la empresa comparta intereses con su grupo laboral, ya sean culturales, deportivos, gustos, entre otros. Debe ser una persona compatible con el grupo ya establecido.
Además, cuando se trata de una posición de liderazgo, quien se sume al grupo debe contar con ciertas características típicas de líder para ser reconocido por el grupo en su nuevo puesto. Debe ser una persona carismática, con habilidades de management y gestión de equipos.
Una vez encontrado el candidato que se incorpore al grupo, sea como líder o como par, debe adaptarse de la mejor forma posible. La clave principal es comprender la situación de la empresa y del área a la que se incorpora, conocer cuáles son sus objetivos y cuál es el rol que tiene cada uno dentro de ese grupo para poder respetarlos. Muchas veces una persona ocupa una posición o una tarea que no es de su responsabilidad y eso puede generar un conflicto con un compañero.
Además, con respecto a su superior inmediato, es importante poder identificar cuáles son sus metas y objetivos y saber qué se espera de él. Si bien no se puede determinar un periodo de tiempo exacto de adaptación, un plazo razonable sería entre tres y seis meses, en función del nivel de seniority de la posición a la que se accede. Cuanto mayor es su nivel, el proceso se hace más extenso.
En el caso de que una persona no se adapte al grupo, no se debe dejar pasar la situación. Ante el primer signo de que algo no está funcionando como es debido, es necesario sentarse y charlar con pares o jefes para buscar una solución, ya que muchos asuntos se resuelven exponiendo los problemas cara a cara sobre la mesa. Lo peor que se puede hacer es no prestar atención a cualquier síntoma de este tipo y esperar a que el problema finalmente no tenga una solución acertada.
Lo importante para el nuevo miembro es tener sentido común y hacer un buen diagnóstico de la situación para encontrar su lugar de una forma rápida. En este sentido, las primeras semanas son definitorias en torno a la adaptación.

Por Axel Dono
Fuente: La Nación

Personas: clave del exito

Hace poco tiempo una consultora de Recursos Humanos de valor internacional anunció que habíamos ingresado en una nueva era, la era del potencial humano, donde las personas se convierten en el elemento estratégico primordial para las organizaciones que persiguen el éxito.
Nosotros apoyamos esta idea, y queremos compartir nuestro punto de vista con nuestros seguidores, actuales y futuros, para que juntos podamos potenciar el valor de esta perspectiva humana de las empresas.
Es conocido que las empresas de mayor éxito basan su estrategia de negocios en el desarrollo de una ventaja competitiva, de manera de poder diferenciarse en un mercado completamente atiborrado de otras empresas que se dedican al mismo negocio.
Podemos pensar y concluir que es totalmente certero afirmar que las empresas pueden captar una mayor proporción del mercado centrándose en el desarrollo de una ventaja que les permita diferenciarse de el resto de organizaciones que conforman su mercado de acción.  Y por que no pensar que esta ventaja puede ser construida a partir de de las competencias que poseen las personas que integran nuestra organización, de manera que, la clave del éxito ya esté entre nosotros.
Entonces, si sabemos que las empresas de éxito poseen ventajas competitivas y que estas pueden ser creadas a partir de los conocimientos, habilidades y capacidades de nuestras personas, por que no brindarles todos los recursos necesarios para que potencien las mismas y continúen contribuyendo a la diferenciación competitiva de nuestra empresa?

Por esto, los invito a seguirnos y a que juntos diseñemos el marco organizacional donde las personas alcancen el valor estratégico que merecen y nos ayuden a triunfar definitivamente en nuestro negocio!

Saludos,

Lic. Alvaro Irigoitia Romero.