sábado, 3 de marzo de 2012

La motivación como herramienta de gestión

Hoy a primera hora de la mañana, mientras desayunaba y leía algunos comentarios en el fanpage, me encontré con una articulo que se titulaba "la formula para la motivación" y pensé: que planteo más interesante, como si motivar a nuestras personas fuese resultado de un cálculo matemático (irónicamente).

Seguí leyendo los comentarios y publicaciones de nuestros fans durante unos minutos más pero algo se había quedado dando vueltas en mi cabeza, entonces, volví mi atención al articulo y descubrí que su titulo no era testigo del rico contenido que demostraba.

En el mismo se destacaba el valor de las personas, del establecimiento de objetivos, del seguimiento del desempeño y de un montón más de herramientas tipicas de los defensores de la teoría de fijación de objetivos como base para la motivación de los empleados. Pero como complemento a todos estos artilugios se mencionaban acciones como: escuchar al empleado, valorar las inciativas y generar relaciones de empatía con los colaboradores.

De esta manera, la motivación pasa de ser solo una herramienta administrtrativa más en las manos de los líderes de equipos de trabajo, a un elemento estratégico en la gestión de la empresa que profundiza cada vez más en la corteza directiva hasta volverse parte de la cultura de la organización.

Es claro que, en la actualidad, este tipo de conocimientos surgidos de las corrientes más primitivas de la teoría general de la administración comienzan a tomar verdadero valor, no solo para la gestión organizacional en general, sino para la gestión del capital humano en particular.

Alvaro Irigoitia Romero.


jueves, 1 de marzo de 2012

Responsabilidad Social Empresaria: Beneficios humanos

Uno de los grandes desafios a los que se tienen que enfrentar las empresas del siglo XXI es el compromiso con la sociedad. Cada vez más organizaciones empresariales implantan políticas de Responsabilidad Social Empresaria(RSE), y dirigen su administración considerando el impacto que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Pero, ¿que significa esto de ser socialmente responsable?. En la vieja escuela, algunos dirían que ya son responsables, ya que pagan sus impuestos y no rompen la ley, pero esto es solo una primer etapa de la responsabilidad empresaria.

Las empresas responsables se vuelcan hacia la sociedad en la cual están insertas, desarrollando una administración que considere a la misma y no sea ajena a los intereses de los individuos sociales, planteando mecanismos que beneficien al cliente interno y externo. De esta manera se convierten en un ser más en el complejo sistema humano que las rodea, actuando en consideración de la sociedad en la cual estan inmersas.

Dejando de lado las viejas prácticas de RSE, como las donaciones a instituciones sin fines de lucro, la empresa gira su vista en 180° y dirige su mirada a los problemas que aquejan a la sociedad en su nucleo más intimo, haciendose participe de las mismas. Se involucra para ayudar, para modificar estas situaciones sin mirar los ingresos potenciales que podrían o no ingresar en su bolsillo.

Y esto no termina allí, ya que uno de los beneficios más importantes de la aplicación de políticas de RSE en la empresa es el efecto que estas generan en los empleados actuales y los potenciales candidatos. Desde esta perspectiva, las personas que forman parte de la organización se verán motivadas de participar en una empresa que se involucra en los problemas de la sociedad, y los potenciales candidatos se interesarán más en participar de los procesos de selección y ser parte de la misma al ver que esta dirige su accionar de una manera activamente responsable, participativa e inclusiva.

Lic. Alvaro Irigoitia Romero.